PrevenciónSick dog large

No asuma que su mascota está bien. Muchos animales no exhiben signos obvios de enfermedad hasta que el problema está muy avanzado. Cualquier problema es fácil de manejar si es detectado a tiempo. Lleve su mascota al veterinario al menos dos veces por año para un control de rutina.

Recuerde que usted es el responsable por el bienestar de su mascota.

Vacunas

Mascotas saludables necesitan cuidados concientes que le provean sus necesidades básicas. Juntos, dueño y veterinario pueden desarrollar un plan de cuidado pensado en las necesidades de cada mascota, basados en factores específicos como la edad, estilo de vida y su estado de salud. Tal como nosotros cada mascota es única e individual, lo apropiado para una mascota no lo es necesariamente para otra.

Enfermedades caninas a prevenir con la vacuna Séxtuple (u óctuple):

Canina Distemper Canino
Este organismo ataca muchos órganos del cuerpo incluyendo el sistema nervioso. Los síntomas incluyen apatía, fiebre, tos, diarrea, vómito y descarga nasal y ocular. En los estados finales puede causar convulsiones y parálisis. Los perros que se recuperan a menudo desarrollan signos neurológicos que se manifiestan en la vejez. La mayoría de los perros está expuesto, en algún minuto de su vida. Incluso con tratamiento de soporte, puede ser fatal.

Hepatitis Infecciosa Canina
Este virus afecta el hígado de los perros. Puede extenderse entre perros por contacto con orina, fecas y otras secreciones. El efecto de esta infección varía de gravedad media a la muerte.

Parvovirus
Esta enfermedad apareció por primera vez en 1978 como una enfermedad muy contagiosa y debilitante. Sus síntomas incluyen fiebre, debilidad, vomito y diarrea. En casos severos puede provocar shock y la muerte. Algunos cachorros se recuperan y a menudo deja secuelas cardíacas.

Leptospirosis
Esta espiroqueta ataca los riñones y el hígado del perro. La infección se produce por el contacto con la orina de perros infectados, ratones y otros animales salvajes. La bacteria es frecuentemente encontrada en aguas estancadas o sin movimiento. Síntomas pueden ser severos, como perdida de apeito, fiebre, ictericia y hemorragias internas. La prevalencia de esta enfermedad varía con la locación geográfica. Es rápidamente transmisible a los humanos.

Coronavirus canino
Este virus causa vómitos, diarrea, inapetencia y decaimiento. Puede ser severo en cachorros, incluso letal, especialmente si actúa junto a otros virus.

Traqueobronquitis
A menudo llamada “Tos de las Perreras”, esta enfermedad altamente contagiosa causa inflamación de la traquea y bronquios. Esta condición puede ser causada por varios virus en suspensión y bacterias que actúan juntos o separados. Los más comunes son: el virus de la Parainfluenza Canina, Adenovirus canino y Bordetella Bronquiséptica. Los perros infectados pueden tener tos no productiva.

Parásitos

Parásitos internos y externos pueden afectar tanto a animales como humanos. El hecho de que muchas de sus mascotas puedan estar potencialmente infectadas y que estos parásitos puedan afectar a humanos (zoonosis) lo hace doblemente importante el mantener un programa de prevención.

Los parásitos vienen en muchas formas y afectan uno o más sistemas del organismo. Locación geográfica, estilo de vida, condiciones del hogar y especie, juegan un rol en que parásito será un problema para su mascota.

Parásitos externos
Pulgas y Garrapatas: Estos son los parásitos más comunes que afectan tanto a perros como a gatos siendo más frecuentes en estaciones cálidas como primavera y verano. Ambos pueden ser controlados por medio de productos especialmente diseñados para su uso seguro y efectivo.

Sarna: La sarna es una enfermedad causada por insectos microscópicos llamados ácaros. Existen 2 tipos comunes, sarcóptica y demodésica, las cuales pueden presentarse como flora normal, pero bajo cualquier condición debilitante que disminuya la inmunidad o una exposición a una alta carga parasitaria, ésta se podrá manifestar. Una vez diagnosticada su tratamiento debe ser oportuno ya que de lo contrario se complica la situación. Se trata de manera sistémica y local, lo que exige semanas de dedicación. 2.-

Parásitos internos
Existen diferentes tipos de parásitos intestinales, los que pueden afectar a su perro o a su gato por igual. Los parásitos necesitan un huésped para sobrevivir. En muchos casos el huésped puede parecer perfectamente normal mientras se anidan y replican estos organismos. Los exámenes fecales pueden detectar si su mascota actualmente contiene parásitos intestinales. Si organismos, o sus huevos son detectados, debe ser administrado el medicamento apropiado para tratar la infección. Algunos signos son capa de pelo pobre, piel inflamada, picazón, diarrea intermitente y condición física deteriorada.

A traves del uso seguro y efectivo de productos antiparasitarios se puede permanecer libre de ellos. Dependiendo del tipo de vida que lleve el animal, es la cantidad de veces al año que se debe desparasitar. Un buen plan de desparasitación es una vez por estación.