Prevención                  

cats_animals_little_kittens_kitten_kitty_cat_adorable_desktop_1920x1080_hd-wallpaper-782249

No asuma que su mascota está bien. Muchos animales no exhiben signos obvios de enfermedad hasta que el problema está muy avanzado. Cualquier problema es fácil de manejar si es detectado a tiempo. Lleve su mascota con el veterinario al menos dos veces por año para un control de rutina.

Recuerde que usted es el responsable por el bienestar de su mascota.

 Vacunas

Mascotas saludables necesitan cuidados consientes que le provean sus necesidades básicas. Juntos, dueño y veterinario pueden desarrollar un plan de cuidado pensado en las necesidades de cada mascota, basados en factores específicos como la edad, estilo de vida y su estado de salud. Tal como nosotros cada mascota es única e individual, lo apropiado para una mascota no lo es necesariamente para otra.

 

Enfermedades virales felinas que protege la vacuna Triple Felina

Panleucopenia
También conocida como Distemper Felino, esta enfermedad contagiosa es a menudo fatal. El virus es transmitido de gato a gato vía secreciones corporales y se mantiene viable por largos periodos de tiempo en el medio ambiente. Los signos clínicos incluyen fiebre, depresión, pérdida del apetito, vómitos y diarrea.

Rinotraqueitis Felina
Esta es la más severa y contagiosa enfermedad respiratoria en gatos. En jóvenes, viejos y gatos con inmunidad comprometida el virus puede resultar fatal. Gatos recuperados pueden llevar vidas largas portando el virus del Herpes exhibiendo episodios periódicos de signos clínicos, estos incluyen: fiebre, pérdida del apetito, estornudos, lagrimeo, descarga ocular y nasal purulenta.

Calicivirus Felino
Este virus afecta el sistema respiratorio superior de felinos. Se encuentra dentro del 40% de las enfermedades respiratorias en gatos. La severidad de los signos clínicos varía de leve a grave. Los gatos infectados usualmente presentan fiebre y úlceras bucales, que pueden ser muy dolorosas y debilitantes. Gatos infectados con este virus a menudo llevan una vida larga con episodios de recurrencia de signos clínicos.