Como ya nos dimos cuenta, el invierno llegó antes de lo esperado y con temperaturas muy bajas, sobre todo en las noches. Es por esto que ya hemos visto perritos con signología de resfrío en la clínica. ¿Cómo podemos prevenirlo?

Mantén a tu mascota alejada de otras que estén enfermas. Es muy común que los animales que van a plazas, caniles municipales u hoteles de perros, se resfríen. La cantidad de animales que asiste diariamente a esos lugares es mucha y la probabilidad de que alguno esté enfermo es muy alta. Los signos que pueden ver son:

  • Mocos amarillos o verdes.
  • Lagañas amarillas o verdes.
  • Entrégales un refugio seco y resistente a la lluvia. Preocúpate que sus frazadas, camas, ropas y capas estén secas. Que su casa no tengan goteras y que esté en altura para que no entre el agua por debajo o por la puerta. Busca una casa adecuada para el tamaño de tu mascota, que sea lo suficientemente grande para que se pueda parar y girar dentro.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Si tu perro vive dentro de la casa y tienes la estufa prendida, es necesario que lo abrigues al sacarlo a pasear. Cuando vuelvas, asegúrate de secarle bien las patas. Si vas a bañar a tu mascota mantén el baño cálido, sécalo muy bien y evita que salga a la calle inmediatamente después.
  • Vacúnalo con la vacuna KC (Kennel Cough). Esta vacuna se encuentra disponible en las clínicas veterinarias y debe ser inoculada anualmente. La KC es una vacuna que se instila intranasal (no se inyecta) si no que el líquido se introduce por la nariz. Es efectiva frente a 2 patógenos: el virus de la Parainfluenza canina y la bacteria Bordetella bronchiseptica, esta última, zoonótica.
  •  ¿Qué quiere decir que sea zoonótica? Quiere decir que esta bacteria puede afectar al humano ¡y resfriarlo!, por lo que debemos tener especial cuidado con niños, adultos mayores y personas inmunodeprimidas.

 

¿Hay animales que requieran más cuidados?

Los que necesitan mayor cuidado son los cachorros no vacunados o con su plan de vacunación incompleto, y los animales senior. En ambos casos los sistemas de defensas no son del todo eficientes. También se debe tener cuidado con los animales que estén tomando medicamentos inmunosupresores o que presentan enfermedades crónicas. Tener presente aquellas razas de pelo muy corto, las que tienden a perder calor corporal más rápido.

Aparte del resfrío, ¿hay alguna otra enfermedad de la que preocuparse en el invierno? Hay que preocuparse cuando el resfrío no es tratado inmediatamente, pues éste puede progresar a traqueobronquitis, bronquitis, o neumonía.

Tampoco se deben descuidar las enfermedades osteoarticulares las que al igual que en los humanos, el frío acentúa las molestias y el dolor.

 

 

Dra. María Jesús Baraona M.V

Centro Veterinario Vitanimal